0

AÑO NUEVO EN CUSCO: FELIZ 2014

Disfrutar del nuevo año en la ciudad de los Incas es una experiencia inigualable. A vísperas de la popular noche la ciudad se viste de una ola de visitantes  provenientes de diversas culturas y lugares alrededor del mundo, los cuales llenan Cusco de algarabía y encanto.

Como la mayoría de tradiciones en año nuevo, es indispensable la celebración llevada a cabo a la media noche. La Plaza Principal de la ciudad, punto de reunión por excelencia, congrega millares de personas que, al compás de un conteo regresivo coordinado, esperan recibir el nuevo año entre brindis y ruidosos fuegos artificiales. Para la ocasión y sin faltar al entusiasmo colectivo, la municipalidad del Cusco instala un estrado en el cual orquestas y grupos tocan para los presentes hasta altas horas de la madrugada.

La tradición no es lo único que inunda la peculiar celebración de año nuevo que se lleva a cabo en la Plaza de Armas. Una amplia creencia supersticiosa fomenta todo tipo de cábalas y ritos que supone darán una serie de beneficios, en diferentes ámbitos, el año entrante. Algunos de estos ritos son:

  • Uso de lencería con colores diversos: mayormente amarillo y rojo son los colores favoritos que representan suerte y amor.
  • Comer 12 uvas: Pidiendo un deseo después de ingerir cada una. La cantidad representa el número de meses el año.
  • Comer o guardar lentejas:  Para ayudar a conservar los bienes y la abundancia
  • Correr alrededor de la manzana: Tiene por finalidad que, al completarse la vuelta, los retos serán completados y si es con maleta, existirá la gran posibilidad de realizar viajes.
  • Tomar Champagne: Es importante beber este licor no solo por el brindis que se lleva a cabo sino porque las burbujas representan felicidad y al beberse ésta se asimila.

Estos son algunos rituales muy comunes no solo en Perú sino en el mundo entero. De la misma forma y a nuestro estilo, Torre Dorada, tiene una tradición muy significativa que cada noche de 31 comparte con sus huéspedes. Esta tradición consiste en ofrecerles a nuestros pasajeros un brindis en recepción en donde se les invita una copa champaña combinado con jugo de cerezas y galletas. Adicional a este brindis se les proporciona la posibilidad de elegir tres entre cuatro lazos o cintas de mano de colores diferentes (celeste, verde, amarillo y rojo) cuyo propósito es llamar a la salud, el dinero, la suerte y el amor. Sin embargo, más allá del significado simbólico de esta práctica, la realidad es que deseamos compartir siempre un momento con nuestros pasajeros, mostrando hospitalidad y servicio que nos distingue en todo momento.

¡Feliz año para todos!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *